La muñeca


Esta no es una historia de miedo, aunque haya sucedido en la noche. Es, mas bien, una anécdota que te quiero compartir.

     Mi hijo tiene 5 años y hace una semana, justo antes de acostarse, me preguntó:

     —¿Las muñecas son caras o baratas?

     No sé a qué venía esa pregunta.

     ¿Muñecas?, pero si es un niño.

     A él le estoy enseñando sobre el dinero como objeto y medio de intercambio para conseguir dulces, chocolatinas, juguetes y otras cosas más importantes, y que cada moneda y billete es difícil de conseguir, que hay que trabajar muy duro, y que muchas personas tienen muy pocos billetes y la pasan muy mal.

     A veces le doy monedas y billetes, y él las guarda en una alcancía. Y cuando se le antoja, saca algo y me dice que lo lleve a la tienda porque quiere comprar mecato. Inclusive, me ha invitado a comer helado.

     En resumen, ya sabe que si tiene pocas monedas o billetes, no puede comprar cosas caras, que hay que ahorrar, que hay monedas que valen más que otras, y que los billetes valen más que las monedas. Esto lo hago, en parte, para que cuando vea un billete tirado por el apartamento no lo confunda con un papel cualquiera y lo bote a la basura.

     Puesto que la pregunta me tomó por sorpresa y me demoré en contestar, repitió:

     —Papá, ¿las muñecas son caras o baratas?

     Así que le respondí:

     —Algunas son baratas; otras, caras. Sin embargo, las más feas son las más baratas.

     Luego fue donde la mamá y le dijo:

     —Mamá, te voy a comprar una muñeca barata en Navidad. 


Por Diego Darío López Mera
Todos los derechos reservados ©




¿Te gustó esta publicación?
Por favor, compártela con tus amigos y amigas
facebook    Twitter
Da clic en alguna de estas redes sociales...
y muchas gracias.




¿Quieres saber más sobre
     ?
    Comparte esta publicación en Facebook o Twitter

0 Comentarios

Publicar un comentario







Contáctame

Nombre


Correo electrónico *


Mensaje *


Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *








Diego Darío López Mera
Todos los derechos reservados ©